¡Nos vamos de boda!

nos vamos de boda Puig de Missa Santa Eulalia
La vida te da sorpresas. Claro que, cuando se nos ocurrió crear este concurso Bloggin' Santa Eulalia, estábamos predispuestos a descubrir Santa Eulalia desde muchos ojos nuevos. Ése era precisamente el propósito.

Queríamos conocer vuestros lugares favoritos para ir a comer, donde servían, según vosotros, las mejores hierbas ibicencas del mundo. Queríamos conocer el que, según vuestra opinión, era el lugar más fabuloso para ver amanecer o un recóndito paraje en el que perderse. Queríamos saber cuál es, a vuestro parecer, la mejor playa en la que ir a bucear o simplemente, zambullirse en una cálida mañana de agosto. Conocer la Ruta del Río y las leyendas del Pont Vell desde vuestras palabras. Queríamos conocer vuestras anécdotas, vuestras razones para volver una y otra vez y por qué recomendáis Santa Eulalia a vuestros amigos o, en el caso de no haber estado nunca, conocer vuestras razones para querer descubrirla... Ya véis, cuántas cosas y de verdad os damos las gracias por el inmenso regalo de compartir tanto con quien pase por vuestros artículos...

Sin embargo en el camino, nos encontramos además, con la posibilidad de contribuir a que un sueño se haga realidad. Es además, un sueño precioso en el que tenemos el privilegio de participar, aunque sea un poco. Se trata del de nuestra ganadora, la toledana María de Gracia Peralta Martín, licenciada en derecho en paro y madre de una niña de cinco años, una fantástica y tenaz escritora que supo conquistar al Jurado con su artículo Santa Eulalia del Río, publicado en su blog personal Margot Literario, en el que contaba su sueño de utilizar el premio para venir a casarse en Santa Eulalia. 

Pues bien, ya tenemos fecha para la boda. Será el próximo sábado 28 de junio, ni más ni menos que en el precioso paraje del Puig de Missa. María se encuentra ahora mismo planificando cuidadosamente su viaje, de la mano de un montón de empresas que se van a encargar de que su estancia en Santa Eulalia sea inolvidable y mientras... nos llega el turno a nosotros. Ahora nos toca a nosotros manteneros informados de todo lo que ocurra. Prometemos contároslo puntualmente. ¡Nos vamos de boda!